Primeros Cristianos

“¿Terminas el día con Dios o con la televisión?” Francisco

Comentarios, reencuentros, sonrisas y espectación es lo que vivieron los sacerdotes de Roma antes de que llegara su obispo, el Papa.

Francisco a sacedotes de Roma: “¿Terminas el día con Dios o con la televisión?”

Comentarios, reencuentros, sonrisas y espectación es lo que vivieron los sacerdotes de Roma antes de que llegara su obispo, el Papa.
 

Francisco se reunió con ellos en el Aula Pablo VI en un tradicional encuentro que se celebraal comenzar la Cuaresma.
 
El Papa les habló de la misericordia y del perdón. También hizo una pequeña revelación. Lleva en el pecho una cruz que perteneció a un sacerdote argentino conocido por confesar a mucha gente. Incluso a Juan Pablo II en una de sus visitas a Argentina. Con simpatía, el Papa contó que le robó la cruz del rosario. Eso sí, con un buen propósito.
 
FRANCISCO
“Y enseguida me vino a la mente aquel ladrón que todos tenemos dentro. Mientras colocaba las flores, agarré la cruz del rosario, una cruz así. La conseguí arrancar a la fuerza, lo miré y dije: ‘Dame la mitad de tu misericordia’. Sentí algo muy fuerte que me dio el valor para hacer esta oración. Después, me metí la cruz en el bolsillo. Pero las camisas de Papa no tienen bolsillos. Así que siempre llevo una bolsa pequeña de tela y, desde aquel día hasta hoy, esta cruz está conmigo. Y cuando pienso mal de alguien, pongo la mano aquí siempre y siento la gracia, ¿no? Y me hace bien. ¡Cuánto bien hace el ejemplo de un cura misericordioso!”.
 
El Papa formuló una serie de preguntas que emplea cuando un sacerdote le pide consejo o cuando él mismo reza. Alguna de ellas provocó la risa entre los presentes.
 
FRANCISCO
“Por la noche, ¿cómo terminas el día?, ¿con Dios  o con la televisión? Veo muchos que ríen. Yo también me río, ¿eh?”.
 
El Papa se solidarizó con algunos sacerdotes injustamente acusados hace un año de abuso de menores. Todo era falso y los culpables están ya detenidos.
 
FRANCISCO
“Quiero decir públicamente que me solidarizo con el presbiterio. Porque habéis sido acusados 7, 8, 15… Pero es todo el presbiterio en la persona de esos 7, 8, 15…”.
 
Francisco también explicó que la Iglesia vive un tiempo de misericordia y que debe ser como un “hospital de campaña”: no debe esperar que los enfermos acudan al médico, sino que debe salir al encuentro de los “heridos”.
Salir de la versión móvil