Inicio/DESTACADOS, Temas de Actualidad/Historia del papado en la iglesia primitiva – Los papas del Siglo III (del año 260 al 314)

Historia del papado en la iglesia primitiva – Los papas del Siglo III (del año 260 al 314)

EL PAPADO EN LA IGLESIA PRIMITIVA – siglo III

(del año 260 al 314)

Consideramos el papado en el cristianismo primitivo fue un período de la historia de la Iglesia entre el año 30 d.C., en el que San Pedro asumió efectivamente su papel pastoral como cabeza visible de la Iglesia, hasta el pontificado del Papa San Melquíades en 313, cuando terminó la persecución del Imperio Romano.

 

Los Papas de la segunda mitad del  siglo II

 

Cuando murió San Esteban I, en 257, le sucedió San Sixto II. Gobernó la Iglesia durante un año (257-258) y, en ese tiempo, sembró la paz y la unidad dentro de la Iglesia de Cristo.

Eusebio en “Historia Eclesiástica” VII, 9 nos entrega una carta de San Dionisio, Obispo de la Iglesia de Alejandría, a San Sixto II de Roma sobre el caso de un hombre que, al parecer, había sido bautizado inválidamente por herejes, pero que durante muchos años asistió a los sacramentos de la Iglesia. En él dice que necesita el consejo de San Sixto II y ruega su decisión (gnomen), para que no caiga en el error (dedios me hara sphallomai).

 

c2dbc5c243b7b38409e1b37889680f52.jpg

 

Sixto II fue decapitado por la milicia durante una ceremonia clandestina que celebró en un cementerio de la Vía Apia. Al mismo tiempo, seis de los siete diáconos que lo rodeaban fueron ejecutados.

Solo el diácono san Lorenzo, su tesorero, se salvó algún tiempo, al que dejaron cuatro días para entregar los bienes de la Iglesia.

A partir de ahí el emperador Valeriano estableció la pena de muerte “sin juicio, solo con verificación de identidad” contra obispos, sacerdotes y diáconos de religión cristiana.

El Papa San Dionisio también extendió su cuidado a los fieles de tierras lejanas. Cuando los cristianos de Capadocia estaban en gran angustia por los saqueos de los godos, el Papa envió una carta de consuelo a la Iglesia de Cesarea y envió una gran suma de dinero por mensajeros para la redención de los cristianos esclavizados.

Después de la muerte de San Dionísio, San Félix I fue elegido su sucesor y también ejerció el cargo de Primado. En Antioquía, Pablo de Samosata, obispo de la Iglesia de Antioquía, había negado la personalidad del Logos, diciendo que sólo la Sabiduría divina se encarnó. En 264, los obispos de Siria, Palestina y Asia Menor se reunieron en sínodo y condenaron la herejía de Pablo. Debido a que persistió en sus errores, en un segundo y luego en un tercer sínodo se reunieron y, finalmente, fue depuesto y excomulgado. Domnus fue designado como reemplazo, pero Pablo se negó a desalojar la residencia episcopal. Los obispos apelaron al emperador Aureliano, que estaba en Antioquía en ese momento.

Habría sido sencillo para el emperador resolver el asunto en ese momento y ordenar que Domnus fuera instalado como patriarca de Antioquía. En vez de eso,le pidió a Roma que decidiera quién debería ser el patriarca. San Félix eligió a Domnus.
El incidente prueba que incluso los propios paganos sabían bien que la comunión con la sede romana era el sello distintivo de todas las iglesias cristianas. ¿Por qué Aureliano se dirigió a Roma para tomar una decisión? ¿Por qué resolvió la controversia de una manera que sería una afrenta impresionante para los obispos orientales y su autoridad? A menos que reconocieran la jurisdicción universal del Papa. Eso fue lo que hicieron. Ninguno objetó. El asunto quedó resuelto. “Roma locuta est” (Roma ha hablado).

San Félix I murió, y san Eutiquiano le sucedió, y durante su pontificado, tras la muerte del emperador Aureliano en 275, la Iglesia disfrutó de una larga tregua de las persecuciones del Imperio Romano pagano.

Cuando San Eutiquiano murió en 283, San Cayo fue nombrado su sucesor, y tras su muerte en 296, San Marcelino le sucedió, y durante su pontificado, ese largo período de tranquilidad en la Iglesia terminó con una nueva y sangrienta persecución de Imperio Romano contra los cristianos por el emperador romano Diocleciano.

En 303, el emperador Diocleciano y sus colegas Maximiano, Galério (293-311) y Constancio Cloro (293-306) emitieron una serie de edictos en los que revocaron los derechos legales de los cristianos y exigieron que cumplieran con las prácticas religiosas tradicionales.
Los soldados cristianos tuvieron que dejar el ejército, se confiscaron las propiedades de la Iglesia, se destruyeron los libros sagrados y se prohibieron las funciones religiosas. Además, los cristianos se vieron obligados a renunciar a su fe, bajo pena de ser condenados a muerte. La propia esposa de Diocleciano, Prisca, y su hija Valeria, ambas cristianas, se vieron obligadas a adorar a las deidades paganas. Marcelino murió en el segundo año de la persecución, en 304.

La persecución de Diocleciano continuó con una severidad inquebrantable. Después de la abdicación de Diocleciano en 305 y la ascensión de Majencio al trono de César en Roma en octubre del año siguiente, los cristianos de la capital volvieron a disfrutar de una paz relativa.

Sin embargo, se causó un grave desorden en la Iglesia de Roma, y ​​pasaron casi dos años antes de que se eligiera un nuevo Obispo de Roma, hasta que finalmente, en 308, San Marcelo I fue elegido para el cargo. En Roma, Marcelo encontró a la Iglesia en la mayor confusión. Se confiscaron lugares de reunión y algunos lugares de enterramiento de los fieles y se interrumpió la vida normal y las actividades de la Iglesia, debido al gran número de miembros más débiles que habían caído durante el largo período de persecución activa. Murió en 309, después de 7 meses de pontificado, y luego fue sucedido por San Eusebio,que murió en el mismo año (309), después de 6 meses de pontificado.

Luego llegó al episcopado san Melquíades. Durante su gobierno, Melquíades sufrió la persecución de los cristianos por parte del emperador Majencio.

 

Una nueva etapa: Constantino

El emperador Constantino, también conocido como Constantino el Grande (el Grande) o Constantino I, nació en 274 y murió en 337, fue emperador durante 31 años: del 306 al 337. Era hijo de Constancio Cloro y Helena, una cristiana que se convirtió en santa Elena.

Se casó con Faustina, hija de Maximiliano Hércules. A principios del siglo IV, el cristianismo ya estaba extendido por casi todo el mundo, penetrando incluso en la clase noble y muy perseguido por los emperadores que intentaron a toda costa, con el poder de las armas, destruir el poder de la fe, pero no pudieron.

Después de la muerte del emperador Galerio, el poder se dividió entre Magencio, que se hacía llamar emperador, y Constantino, aclamado como emperador por los soldados. Los dos ambicionaban por el poder absoluto, y su lucha terminó el 28 de octubre de 312, en la batalla del Puente de Milvi0.

Según los cronistas del siglo IV Eusébio de Cesarea y Lactâncio, la batalla marcó el comienzo de la conversión de Constantino al cristianismo.

Eusebio de Cesarea informa que Constantino y sus soldados tuvieron una visión del Dios cristiano prometiéndoles la victoria si mostraban el signo de Chi-Rho (☧), las dos primeras letras del nombre de Cristo en griego, en sus escudos. El Arco de Constantino, erigido para celebrar esta victoria, atribuye en sus relieves e inscripciones a la intervención divina.

Este había sido un hito para su conversión, que no sucedió de la noche a la mañana, porque no se bautizó hasta 337, al final de su vida. Para bien o para mal, su renuencia a abrazar a Cristo públicamente en el bautismo probablemente se basó en su deferencia a la agenda política romana. Fue bautizado poco antes de su muerte inminente. Sin embargo, si juzgamos a Constantino por sus acciones, parece haber sido un gran defensor del cristianismo.

Después de su victoria contra Magencio, en 313 dio libertad de culto a los cristianos con el llamado Edicto de Milán:

“Debemos anular completamente todas las retractaciones contenidas en decretos anteriores, concernientes a los cristianos (restricciones odiosas e indignas de nuestra clemencia) y dar total libertad a quienes quieran practicar la religión cristiana ”.

Era el Sumo Pontífice en ese momento, San Melquíades, Obispo de toda la Iglesia Universal, el 32 ° Papa, teniendo a Pedro como el 1 °. Entonces, no hace falta decir que Constantino es el fundador de la Iglesia de Cristo, solo dio libertad a los cristianos, poniendo fin a dos siglos y medio de persecución y martirio. Así, San Melquíades pasó de Papa de la persecución a Papa de la libertad cristiana. Cuando San Melquiades murió en 314, San Silvestre I fue elegido su sucesor apostólico.

 

Vista de la fachada de la Basílica de San Juan de Letrán.

 

 

Constantino impulsó la construcción en los lugares sagrados de Roma, construyendo la Basílica de San Pedro original, la Basílica de San Pablo extramuros y la Basílica de Cristo Salvador o San Juan de Letrán. No solo eximió a la Iglesia de impuestos, sino que incluso la subvencionó con fondos estatales. Con la ayuda de su madre, también encargó a la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén que albergara la tumba de Cristo. Parece que la profecía de Daniel se estaba cumpliendo. Mediante el sacrificio de Cristo y el sufrimiento de la Iglesia, la majestad de Roma se transformó en instrumento del Evangelio.

Constantino sabiamente se dio cuenta de que la fe católica emergente uniría su frágil Imperio. Sin embargo, sabía que la naturaleza de la fe solo se mantendría si esa fe seguía siendo una. Dos herejías amenazaban la unidad de la Iglesia: el donatismo y el arrianismo. En 325 Constantino convocó el Concilio Universal de Nicea. Este concilio derrocó a los arrianos y emitió el Credo de Nicea. Aunque modificado en 381, el Credo de Nicea todavía se recita todos los domingos en todas las catedrales y parroquias católicas del mundo.

Todos los Padres Conciliares, excepto los dos Obispos, autenticaron el 19 de junio de 325 este Credo, que es el Símbolo de Niceno.

 

by Gabriel Larrauri – www.primeroscristianos.com

 

+ INFO –

> Historia del Papado – El primado de san Pedro en la Iglesia primitiva

> Historia del Papado en la Iglesia primitiva – Los papas del Siglo I

> Historia del Papado en la Iglesia primitiva – Los papas del Siglo II

> Historia del papado en la iglesia primitiva – Los papas del Siglo III (del año 200 al 260)

 

 

Por |2020-11-10T16:31:25+01:0010 noviembre, 2020|DESTACADOS, Temas de Actualidad|
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario

Ir a Arriba